Las agencias inmobiliarias, son empresas que actúan como intermediarios entre un potencial vendedor y un posible comprador. Se encargan de facilitar la realización de contratos de compraventa de viviendas, de arrendamientos rústicos y urbanos, de traspasos...

Gracias a estas empresas, al consumidor le resultará más fácil contactar con el vendedor, y además le supone una garantía jurídica, ya que se presupone que el profesional de la agencia inmobiliaria les va a ofrecer una información veraz, debido a su conocimiento del mercado inmobiliario.

A pesar de que las agencias inmobiliarias siempre nos estiman y aconsejan un precio al cual podríamos realizar la transacción, hemos de saber que el precio final lo decide siempre el cliente. Y así, queda en sus manos el poner un precio económico para vender o alquilar el inmueble cuanto antes, o un precio más alto, y así poder sacar más dinero.

Los agentes inmobiliarios son las personas físicas o jurídicas que se dedican de forma habitual y retribuida a prestar servicios de mediación, asesoramiento y gestión en transacciones inmobiliarias de bienes inmuebles y de los correspondientes derechos. Para poder ejercer su función, los agentes inmobiliarios deben tener un establecimiento abierto al público, al no ser que ejerzan su función a distancia por internet, en este caso deberá acreditarse una dirección física al agente que sea responsable de la Agencia Inmobiliaria. Otro requisito que deben cumplir los agentes, es el de estar en posesión de la capacitación profesional exigida legalmente.

Antes de realizar una oferta de un inmueble, los agentes inmobiliarios deberán suscribir con los propietarios de las viviendas los cuales les encomiendan la realización de la transacción, una nota de encargo con la cual les habiliten para hacer su publicidad y oferta, y para percibir cantidades o para formalizar con terceros cualquier precontrato o contrato.

El Gobierno con la finalidad de favorecer la transparencia en el sector inmobiliario y garantizar así la protección de los consumidores, debe crear un registro obligatorio de agentes inmobiliarios.

Una guía inmobiliaria es un medio de comunicación con información referente a la compra, venta y alquiler de alojamientos, tales como casas, pisos, apartamentos, oficinas...

Las guías inmobiliarias, por lo general son folletos informativos creados y editados por las mismas agencias inmobiliarias para hacer llegar a los posibles interesados, la información acerca de las actuales ofertas de viviendas y locales que se encuentran disponibles en ese momento. Así, se puede hacer una comparativa con las distintas ofertas publicadas en ese momento. Es importante que faciliten un contacto, para que los posibles interesados en alguna de las ofertas, pueda solicitar información más ampliada.